El no saber.

Tengo mucha suerte, me gane la lotería, tuve la fortuna de nacer y crecer en un núcleo familiar emprendedor y eso ha guiado mi camino en todos los sentidos.

Mi padre, siempre incansable, mi madre apoyando siempre, ambos pilares importantísimos de lo que han logrado construir juntos.

Empresas, comunidades, redes de amigos conpersonas talentosas, proyectos han empezado y proyectos han terminado. Proyectos que han inspirado muchos a otros.

Evidentemente crecer viendo a este dúo haciendo grandes empresas como fueron ICH, Kiven, Multimedia Editorial, TechBA, me dio una gran cantidad de lecciones en diferentes contextos.

A veces, en momentos de estrés, a veces esperando una decisión de un potencial cliente, o después de muchas desveladas en la recta final de una entrega. En las buenas y en las malas.

Ver y vivir  el esfuerzo increíble que va de la mano al iniciar un negocio. La preparación y las horas y horas Y HORAS que van en terminar un proyecto, una presentación o un producto y tener la satisfacción del deber cumplido fue una escena que tengo grabada en mi mente en todo momento.

El dia de hoy, muchos años después, tengo en mi propia historia, habiendo participado en muchos proyectos, lo que me permite, voltear hacia atrás y pensar en las 112 startups que han pasado por nuestra aceleradora en los últimos años. Volteo a ver los miles de proyectos que hemos analizado y todas las comunidades con las que hemos trabajado y pienso: "¿cuál es el patrón que hace que algunos proyectos sean exitosos y otros no?".

No creo llegar a una respuesta final a esta pregunta, pero el interés  de descubrirlo es y seguirá siendo gran parte de mi camino para mejorar como inversionista, como mentor y como amigo de las personas involucradas.

El día de hoy me atrevo a explorar y plantear una parte de esta respuesta.

Creciendo, durante todos esos años y observar a mis padres construir cosas. Mi padre siempre decía una frase: "Lo único que se necesita para aprender, es no saber". Y así, cuando alguien decía "!no sé como hacer eso!" siempre la respuesta era "Aprovecha la oportunidad pues esto significa que tienes todo para aprender".

Y sí, hoy veo claro que la manera en la que respondemos a la situación de "no saber algo", es un elemento muy importante de porqué un proyecto resulta ser exitoso o no.

He trabajando con emprendedores los últimos 6 años de mi vida, y antes había colaborado e interactuado con programadores por más de 10; he visto reacciones positivas y reacciones negativas, como las siguientes:


La peor reacción: Ignorar o Satanizar

Cuando la reacción inmediata a no saber algo:  es una actitud de: "eso no existe" o "no es importante", algunas personas consideran ignorarlo o incluso pensar inmediatamente que es malo, simple y sencillamente no vamos a poder resolver problemas que se encuentran fuera de nuestra limitada zona de conocimiento.


Otra reacción aún mal: Decir "Sí sé" (cuando realmente, no sabes)

Muchas veces por ego o por no querer aceptar nuestra carencia de conocimiento, la respuesta es fingir que sí sabemos y con ello, navegar tomando decisiones que no sabemos si son correctas o incorrectas. Donde la posición tomada,  basada en condiciones sin bases, lo más seguro es que nos lleva por un camino, donde podremos tener éxito o fracasar, mas no necesariamente aprenderemos.


Una reacción intermedia:: Actuar con Miedo

Podríamos pensar que es normal que al ver de frente un nuevo reto en un camino desconocido, nuestra respuesta sea tener miedo. Pensar que es muy difícil y tardado aprender una nueva disciplina, técnica o tema. Esta respuesta es buena, porque al menos nos abre la posibilidad de aprender actuando en forma consciente y propositiva.


De las mejores reacciones: Prepararse e invertir en lograrlo

Si la respuesta es de respeto a este nuevo reto y sabemos dentro de nosotros mismos que podemos enfrentarlo para conquistarlo, esta sería la mejor respuesta para trabajar en forma positiva  y prepararnos para aprenderlo.


En todos los casos, nuestra respuesta tendrá un plan de trabajo o la acción de hablar con personas que conocen el tema. Adicionalmente, como parte de la respuesta incluiremos el explorar el tema, fomentar nuestra curiosidad, googlear para descubrir alternativas y ver videos en youtube como un mínimo de acciones.También  considerar  cómo comprar un libro o inscribirse a un curso. El riesgo más grande de esta respuesta, es invertir demasiado tiempo preparándonos, al punto que estemos  siempre preparándonos en vez de aplicar  las nuevas habilidades aprendidas y saltar al campo y entrar en acción..


La Reacción Emprendedora: Manos a la obra, acción y emoción.

Creo que la manera emprendedora de reaccionar a estas situaciones quizá sea arriesgada, que es aprender haciendo, con poca preparación y mucho valor.

Pensar en “Si es posible”, si el riesgo de fallar no es muy grande, si no se requiere mucho para empezar, entonces  la reacción a no saber puede ser "Pero lo voy a intentar". Esta situación es donde el emprendedor  debe de aprender a sentirte cómodo estando incómodo.


Al final del camino, seguro existen muchas  más alternativas, algunas serán buenas y otras malas; sin embargo, analizar como tú y tu equipo reaccionan a la situación de no saber algo, es fundamental y lo mejor que debes de tener en mente, es que los éxitos que puedes lograr sólo serán reales si te tomas el riesgo de intentarlo.

PD La convocatoria para nuestra aceleradora esta abierta, puedes saber mas en 500latam.co

Ah, y esta y muchas lecciones están en el libro de mi padre, es la onda, chéquenlo.

This article was updated on August 28, 2017